¿Los niveles de sal repercuten en el desarrollo de la EM?

Ingerir unos niveles de sal más elevados de los recomendados puede derivar en diversos problemas de salud como el aumento de la tensión arterial y el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. Especialmente durante los últimos años, también se ha intentado buscar el vínculo existente entre la ingesta de sodio y la evolución de la esclerosis múltiple, concretamente, con el objetivo de descubrir si unos niveles altos de sal pueden empeorar el desarrollo de la enfermedad. Por lo tanto, ¿la sal perjudica la esclerosis múltiple? ¿Qué niveles de sodio son los más recomendados?

sal

La sal es necesaria para el organismo; su componente de sodio controla la cantidad de agua en el cuerpo, permite la transmisión de los impulsos nerviosos, ayuda a la contracción de los músculos, etc. Sin embargo, en una gran parte de la población, el consumo diario de sodio sigue siendo superior a la cantidad recomendada. Este hecho puede incrementar las posibilidades de tener diversos problemas de salud, pero ¿puede también repercutir en la evolución de la esclerosis múltiple?
Un estudio reciente, liderado por el Dr. Mauricio Farez de la Fundación para la Lucha contra las Enfermedades Neurológicas de la Infancia de Buenos Aires, se ha planteado analizar la relación entre la ingesta de sodio y la evolución de la EM. Efectivamente, los resultados han mostradouna correlación positiva entre el consumo de sodio y el riesgo de sufrir una mayor actividad de la enfermedad.
Los responsables del estudio observaron que los pacientes con una ingesta alta de sodio (más de 4,8g/día) mostraban tasas de recaída 3,95 veces superiores a aquellos que lo consumían en poca cantidad (menos de 2g/día). Además, los pacientes que ingerían más sodio también tenían más probabilidades de desarrollar nuevas lesiones por IRM (imágenes por resonancia magnética); la ingesta de cada gramo de sodio por encima de la media diaria se asoció con un aumento de 3,65 en el número de lesiones por IRM.
Aunque este estudio tiene algunas limitaciones y no prueba que el consumo elevado de sal provoque el aumento de la actividad inflamatoria de la EM, sí que sugiere que puede haber una cierta relación.
Por este motivo, mientras estas áreas de investigación siguen su curso, es necesario que las personas con EM tengan especial cuidado con la cantidad de sodio y de sal que consumen diariamente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado una ingesta máxima de 2g de sodio (5g de sal) al día en el caso de los adultos. Para conseguir este reto, ¿cuáles son las recomendaciones a seguir?

  1. Consumir mucha fruta y vegetales. Se trata de alimentos bajos en sodio.
  2. Evitar los alimentos procesados y enlatados. La mayor parte del sodio que consume la población proviene de este tipo de comida, por lo tanto, se deben evitar alimentos como el queso, la pizza, los embutidos, las salchichas, etc.
  3. De un mismo alimento, escoger siempre la opción con menos sodio. Comprar leche y yogures desnatados, carne y pescado frescos (no los procesados con sal), nueces y otros frutos secos sin sal, etc.
  4. Leer las etiquetas de los alimentos. Escoger aquellos alimentos que en la etiqueta estén marcados como  ‘Bajo en sodio’, ‘Sin sodio’ o ‘Sin sal adicional’.
  5. Cocinar más a menudo en casa. Esto permite controlar y limitar la cantidad de sal que se añade a la comida.
  6. Reducir la ingesta de sal. Ir disminuyendo gradualmente la cantidad de sal que se utiliza para cocinar y que se consume. Con el tiempo, el paladar se acostumbrará.
  7. No utilizar sal para cocinar. Para sustituir la sal se pueden utilizar especias, hierbas y ajo y cebolla en polvo.
  8. Tener cuidado con los condimentos. La salsa de tomate, el kétchup, la salsa de soja, las aceitunas, los pepinillos, etc., tienen mucho sodio y, por lo tanto, se deben evitar al máximo.
Comparte enShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone
Publicado en Actualidad EM

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Sígueme en Twiter

Vídeo destacado

En este vídeo es posible conocer más profundamente la enfermedad. También nos ayuda a saber vivir con la Esclerósis Múltiple.